Shaolin Wahnam
Barcelona      
Sifu Daniel Pérez
Escuela Shaolinbcn

Shaolin Kungfu - Taichichuan

Artes Marciales Chinas Tradicionales

BLOG

UNA HISTORIA SOBRE BULLYING

Publicado el 21 Ee noviembre Ee 2019 a las 6:40


 

Por Daniel Pérez

Ayer por la noche, mientras estaba sentado en el autobús, vi subir a un chico, adolescente. Pero no era como la mayoría, que llegan en grupo, haciendo ruido y diciendo tonterías, riéndose de bromas que no hacen gracia y vestidos con su uniforme de moda, para sentirse guapos, fuertes, duros y dentro de su grupo...sin querer ofender, la mayoría de esos chicos y chicas que para sentirse diferentes hacen lo mismo que los demás.

Pero el chico me llamó la atención por algunos detalles. Los detalles que saltan a la vista en la primera impresión son muy importantes para un practicante de Kungfu, al menos lo son para mí. También lo son para una Defensa Personal eficaz que evite los problemas antes de comenzar.

El chico iba solo, sus ropas eran simples, y en cierto modo, “cutres”, no seguían la moda, para los estándares de los adolescentes. También su cabello, todo daba la impresión de un chico que no se preocupa mucho por su aspecto. No porque fuera sucio, era como si sus padres decidieran la ropa que llevaba, era ropa anodina, humilde, es la mejor forma que se me ocurre de describirlo. Su actitud era de aislamiento total, de ensimismamiento, pero había cierta profundidad en su rostro, que no es habitual a esa edad en la que la vida no ha dibujado rasgos interesantes en la cara. No parecía alegre, más bien, parecía preocupado, pero había una característica más: desde que entró, llevaba un objeto, una especie de caja cuadrada con luces, algún tipo de aparato que seguramente él había construido, a mí, me hacía pensar en un invento del siglo pasado, aunque no tengo ni idea de qué era. El chico colocó con mucha delicadeza el aparato en el asiento a su lado. Era un chico "raro", lo cual puede ser malo o bueno (para mí, bueno, porque claro, yo siempre he sido de ese mismo gremio). Estuvo todo el trayecto, mirando a su móvil, después se levantó, cogió esa “caja” extraña y totalmente ensimismado, bajó del bus, con su forma de andar encorvada y se perdió en la oscuridad.

Toda ésta introducción, es para ilustrar lo que explicaré a continuación, Lo cierto es que en ese mismo momento me puse algo sentimental. De otra manera distinta, yo era un adolescente igual hace más de 30 años. Yo también tenía una rica vida interior y un atractivo social nulo. Al no tener vida social por mi timidez, tampoco podía entender ni “leer” bien a los demás....y vaya si lo pagué en los años posteriores! Por un lado, quería acercarme a la gente, pero al mismo tiempo las actividades sociales, fiestas, etc...eran una tortura disfrazada de diversión para mí. Por tanto, no aprendí a "leer" bien a la gente.

Después de llegar a los 20 años seguía igual, pero ahora tenia que hacerme el duro, porque ya llevaba muchos años desde niño siendo la víctima de abusos, bromas pesadas, humillaciones, golpes e intimidación. Pero yo no era duro, era sensible. Todavía no sabía que hay ciertos individuos que consideran que ser sensible o educado es ser débil y gilipollas. Desde luego, para aguantar tantos años, no he podido ser tan débil, pero si algo tonto...porque me costó ver la realidad tal como es.

Como decía después de los 20 como tenía que ser el “rebelde”, con el pelo muy largo, bebiendo todo el día, con una "A" de anarquía pintada en los pantalones, mis anillos de calavera y escuchando punk rock y metal todo el día, pero seguía siendo sensible...y tenía miedo, mucho miedo y muchos miedos.

Al menos, como ya había visto la maldad y la falta de compasión en la calle (aunque todavía no entendía el porqué, razonando que ciertas personas se comportaban de forma tan violenta, empujados por la sociedad u otras causas, en fin...todas esas tonterías típicas del pensamiento de izquierdas que siempre culpa a otros, menos al propio libre albedrío del individuo). Como estaba explicando, no sabía porqué, pero si vi que había individuos muy peligrosos y despiadados, por tanto, aprendí a “leer” la violencia física potencial, una habilidad que, en realidad, es natural, pero que perdemos en el proceso de socialización. Así que cuando salía de noche, llevaba un destornillador en el bolsillo y también iba con cuidado con lo que hacía o decía en ciertas situaciones y con ciertos sujetos.

También aprendí, que la vida no va ser muy buena y va a acabar muy mal, si sólo bebes y te pasas la noche en la calle con todo tipo de desechos sociales (de los que yo comenzaba a formar parte). De algún modo, intuí que yo no formaba parte de ese grupo de bestias sin civilizar, yo no podía ser su amigo, para entendernos, esas personas antisociales podían ladrar, y yo podía bajar a su nivel para comunicarme, pero ellos no podían ascender al nivel del razonamiento mental superior, ni siquiera podían comprenderlo, por tanto, yo no encajaba con ellos.

Esta es la primera parte de mi aprendizaje, pero me faltaba otro, yo no sabía (ignorante de mí, que hay personas malvadas y perversas que no son violentas físicamente, al contrario, tienen buen aspecto, son simpáticos, hablan, no ladran), y además pueden presentarse con un disfraz amable (como buenas madres, buenos terapeutas, voluntarios en asociaciones, o cualquier otro).

Como pasó con las personas abiertamente violentas, no descubrí cómo funcionan porque fuera muy listo o especialmente perspicaz, ¡ojalá!...lo descubrí por la experiencia propia en mi cuerpo y mente durante años, todas estas lecciones las he aprendido con dolor, pero debo decir que, al final, han sido una bendición, porque he llegado a conocer muy bien a éste tipo de escoria (me gusta hablar claro, espero que tú, apreciado lector, no te ofendas con el uso que hago del lenguaje).

Para resumir, estos hombres y mujeres que ejercen la violencia psicológica en las relaciones, familia, trabajo, etc...son más en número que las personas abiertamente violentas y antisociales. La mayoría de gente no los detecta, a pesar de que los ven a diario, ni aunque los tengan delante de sus narices, ya que tienen dos características comunes:

-Ejercen sus abusos, manipulaciones y timos, de forma encubierta, en la intimidad, de forma indirecta o fuera del alcance de espectadores neutrales.

-Nunca se suelen mostrar tal como son ante la sociedad, si no que usan una máscara de normalidad, cordialidad, e incluso se presentan como personas justas o víctimas!

Todo lo que he aprendido en la artes marciales y después, en cursos sobre individuos violentos y antisociales, o manipuladores y psicopáticos, me sirvió para confirmar lo que descubrí sufriendo o viendo actuar a la peor gentuza.

No me malinterpretéis, con el tiempo, me he dado cuenta de que hay más buena gente que mala, y que son realmente las personas que valen la pena. Pero como se suele decir: “la Verdad os hará libres”, y es cierto. Todo ese aprendizaje, tanto práctico como teórico, es ahora parte de un programa de fondo que funciona en mi mente, algo así como un antivirus que funciona en segundo plano, no le prestas atención, pero siempre está vigilando, rastreando signos de alarma en cualquier situación...no siempre acierta, a veces hay algún “falso positivo”, pero siempre puedes activar un examen más profundo a voluntad, cuando las cosas no están claras.

Voy a volver al principio para no aburriros y que os sea de utilidad mi experiencia; EL CHICO DEL AUTOBÚS ES UNA VÍCTIMA POTENCIAL DE ABUSOS. Es como una gacela cruzando un río infestado de cocodrilos....Y PUEDE QUE ÉL MISMO NO LO SEPA AÚN...

¿PORQUÉ? Mi inferencia, ya que no lo conozco (sólo lo utilizo como un ejemplo hipotético) es que cumple varios de los requisitos que los matones, abusadores, delincuentes y desaprensivos buscan: ES EDUCADO, SENSIBLE, DIFERENTE, SOLITARIO, INTELIGENTE, ÚTIL Y NO SE METE CON NADIE.

Además, yo añado que es incapaz de ver el peligro alrededor hasta muy tarde, porque ESTÁ ENSIMISMADO, ABSORTO. O quizá, esté acostumbrado a vivir en la sombra de la intimidación, de ahí su actitud de aislamiento, porque, ¿Cómo si no, puedes seguir adelante cuando no conoces otras opciones?.

Por eso, sentí ternura por el chico, porque me estaba viendo a mí mismo con 15 años, y a las lecciones que tuve que sufrir después cuando mi rico mundo de fantasía chocó con el ladrillo y el acero de la realidad.

Me hubiera gustado que alguien me enseñase algunos recursos para tratar con el tipo de alimañas, víboras, buitres y lagartas que me encontré, para no encontrarme en una situación tan desigual en mi lucha por vivir en paz. Aunque, la verdad, nunca hubiese pedido ayuda, por que me daba vergüenza.

Nunca he salido de mi camino para hacer daño a nadie de forma consciente, pero he tardado años en ver que hay sujetos/as que si que salen de su camino para hacer daño a otros, y lo hacen de forma consciente y por placer. La esencia de un arte marcial es hacerse respetar en una situación de emergencia ante esta gentuza, o mejor aún, detectarlos y evitarlos, frustrando sus propósitos antes de que comiencen.

Ahora sé que hay ratas rabiosas y serpientes de sangre fría, más o menos, los dos tipos de depredadores que he descrito.

¿Porqué ser educado, amable, "raro", solitario, dócil o sensible equivale a ser una víctima potencial? Porque los chulos infames, abusadores y matones son INSENSIBLES, INÚTILES, BRUTOS, SUPERFICIALES Y CORTOS DE ENTENDEDERAS, los pocos que son un poco más inteligentes son MALINTENCIONADOS, FALSOS Y EMOCIONALMENTE RETARDADOS,

A ello se le añade, que para restaurar su autoestima tienen que humillar, agredir o dominar a otros, y quién mejor víctima (la que no va a dar problemas y a la vez, a la que tienen más manía), que una persona tímida, sin recursos sociales, pacífica y solitaria. Porque el matón común, además, para añadir más basura a su ya de por sí ridículo y feo cuadro de rasgos de su personalidad, es COBARDE, CRUEL, ENVIDIOSO Y VAGO.

En resumen, agrede al pacífico porque no es una amenaza y agrede al que tiene valores porque odian sentirse como la mierda estúpida inferior por comparación (lo que es realmente), sólo se pueden sentir mejor con el "chute" momentáneo de hacer daño o tiranizar a otro.

De hecho, lo único que sabe hacer esta basura humana es “leer” las vulnerabilidades, miedo y complejos de la gente que no se mete con nadie. Por eso, raramente, se meten con quien les puede devolver el golpe con intereses.

ES UNA CUESTIÓN MUY SIMPLE: CUANTO MÁS INÚTIL, SIMPLE, CARADURA Y EGOÍSTA ES UN INDIVIDUO, MÁS PROBABILIDAD DE QUE SEA UN DEPREDADOR, UN DESECHO ORGÁNICO.

CUANTO MÁS SENSIBLE, RESPETUOSA, CONSIDERADA Y PACÍFICA SEA UNA PERSONA, MÁS PROBABLE QUE SEA LA "PRESA" DE LAS RATAS DE CLOACA, SANGUIJUELAS Y ALIMAÑAS.

Pueden parecer palabras duras, pero se ajustan perfectamente a esas ratas, que por otro lado, no tienen ningún tipo de consideración por los derechos de los demás.

Ya estoy imaginando a colectivos y personas escandalizarse por mi visión y mis palabras, pero como maestro de Kungfu, sólo digo mi verdad por si puede ayudar, no me interesa la lacra de lo “políticamente correcto”, ni las asociaciones de “victimistas profesionales”, ni las personas que creen que a los perversos hay que ayudarles.

Me parece que no tienen ni idea, pero no me interesa discutir con ésta gente, yo no me meto en lo que piensen, tampoco me "trago" sus ideas.

Los perversos y los violentos, sólo aprenden cuando son castigados con dureza, y aún así, algunos entre ellos, no aprenden ni siquiera con el castigo, pero al menos, aplicamos un poco de justicia.

No me malinterpretéis, no voy por ahí anticipando una agresión, al revés, ahora vivo una vida muy pacífica, no tengo problemas con nadie...pero como he dicho antes, mi antivirus está alerta en un segundo plano, por si fuera necesario aplicar alguna medida.

Categorías: Ninguna