Tradición, Respeto y Defensa Personal

SHAOLIN KUNGFU - TAICHICHUAN

ARTES MARCIALES CHINAS TRADICIONALES

Mi experiencia con el Kung Fu y con Sifu Daniel es la siguiente: Empecé a practicar con una lesión de ligamento cruzado anterior y con los años, la lesión ha mejorado mucho y a veces, me olvido de que la tengo, a nivel físico, me siento mucho mejor y con más energía. También siento más calma y paz interior. Daniel es un gran profesional y sus enseñanzas han mejorado mi calidad de vida, sin duda es un gran maestro.

Josep LLadó

Aprender kungfu y chikung con Daniel ha sido una de las experiencias más satisfactorias de mi vida. Ya desde el principio, aprendí a entrar en un profundo estado de relajación. Estas habilidades han mejorado con el tiempo y práctica diaria, y han sido muy útiles para mi vida cotidiana. Problemas y situaciones que antes eran estresantes, ahora son más fáciles de afrontar. Pronto aprendí a sentir el flujo de energía interno, habilidad muy útil para mejorar la salud.
Entrenar kungfu me está pareciendo una vivencia apasionante. No sólo aprendes y recibes un sistema de entrenamiento tradicional forjado a lo largo de muchos años, con el poso de experiencia acumulada de varias generaciones que eso supone, sino que entrenas y recibes instrucción para que cada uno de esos movimientos tradicionales cobre vida, para aprender la función marcial de cada movimiento y para desarrollar la habilidad para poder aplicarlo. La diferenciación entre técnicas y habilidades es una constante tanto en el chikung, taichí y kungfu,  ayuda mucho a acelerar el proceso de aprendizaje.
Daniel es un muy buen profesor, ofrece una enseñanza clara y directa, prestando atención a cada alumno según sus aspiraciones y resolviendo con su experiencia las dudas que surgen. En las clases se respira un clima de colaboración entre compañeros que lo único que busca es que todos mejoren en su práctica.
Aprender estas artes tradicionales supone emprender un viaje de práctica constante que me ha dado muchísimos beneficios e incontables momentos inolvidables.

Alex Mariño

Querido Sifu: El haber conocido las clases de Chikung y Kungfu fue una de las mejores cosas que me han pasado.El Chikung se ha transformado en mi vida en una herramienta de auto sanación y el kungfu me ha ayudado a ser más ágil, a tener determinación, a caminar con seguridad y a templar mi temperamento. Sifu, te agradezco por seguir transmitiéndome tus conocimientos y por tener la oportunidad de formar parte de la escuela Shaolin Wahnam.

Fernando Scelzi